viernes, 8 de agosto de 2014

Collares 1


 Este collar tiene historia...y con ella su tieeempo...
La historia comienza, cuando una amiga, me pidió hacer un intercambio,
 allá por mediados de 2012.

Ella no sabe hacer crochet y me pidió que si le hacía un collar de crochet, 
en colores fríos, con dibujos geométricos...y tipo retales 
(su nombre en ingles no se escribirlo y no tengo tiempo de buscarlo,
 pero todas me entendéis así)

Bueno, pues yo con tiempo y calma...
un día empecé a enfilar rocallas,
siguiendo un esquema; que en principio me gustó mucho.

Cuando hube terminado de enfilar, 
comencé ha tejer con el ganchillo, 
a ratitos, sin prisa y sin cansarme.
Y allá por Febrero, 
en el encuentro de boleras de 2013, 
estaba cual lo veis en la foto; 

lo lleve para enseñárselo a su futura dueña,
porque resulta que a  mi no me gustaba nada 
como me había quedado 
y para colmo, 
no encontraba unos terminales 
que me gustasen y le quedasen bien.

Resultó que a ella, si que le gustaba!!!
Pues me volví con el recado para casa,
había que rematarlo y enviárselo,
sencillo no??

Pues si que parecía sencillo..
pero no se como..
el collar no dejaba de vueltas 
de un lado a otro de mi mesa de trabajo, 
lo llevaba para buscar 
un remate que quedase bien...
miré todas las tiendas cercanas...
pero cada vez que lo cogía, 
me gustaba menos...
Lo guardé una temporada, 
con la ilusión,
 que pasado un tiempo lo viese con mejores ojos...

Total, que se pasó un año!!
De nuevo era Febrero!!
El encuentro de boleras este año era en Marzo...
y yo seguía sin terminar el collar para mi amiga!!

He llegado a la conclusión,
que mi padre tenía razón,
cuando decía que yo trabajaba más y mejor
cuantas más cosas tuviera que hacer.
O como dice mi hija,
trabajo mejor bajo presión.

Total en unos días...mi trazo de crochet viajero
se convirtió, en este collar:



Espero que os guste tanto como a su dueña...
y que no haya sido muy pesada la larga entrada que hice,
jajajaja, como enrollo a veces...

 Y estoy deseando hacer otro collar de crochet,
esta vez de los más gorditos;
pero prometo no tardar tanto en rematarlo.
jajajaja